El conseller Vicenç Vidal destaca el papel de las cooperativas en la formación en el sector primario

El Fondo de Garantía Agraria y Pesquera de las Islas Baleares (FOGAIBA) ha concedido ayudas por valor de 1.369.600,00 € a 27 personas en el marco del programa de subvenciones para la creación de empresas de jóvenes agricultores. Esta finalidad es una de las submedidas que incluye el Plan de Desarrollo Rural de las Islas Baleares 2014-20.

El conseller de Medi ambient, Agricultura i Pesca, Vicenç Vidal, ha puesto en valor estos datos como una muestra del “gran esfuerzo que hemos hecho para garantizar el relevo generacional en el sector primario”. Con todo, ha añadido, “hay que poner en valor el papel que juegan las cooperativas en la formación para que una vez los jóvenes se han incorporado al campo puedan consolidar sus proyectos”.

Vidal ha asistido a la clausura del curso de jovenes agricultores de Cooperatives Agro-Alimentàries Illes Balears donde ha destacado que, esta legislatura, se han incorporado 375 jóvenes al sector, una cifra que ha superado las expectativas. Además, a partir de la solicitudes recibidas, se puede calcular que, a finales de año, esta cifra puede llegar a los 450 jóvenes incoporados al campo.

El conseller considera, en este sentido, que esta cifra aún puede augmentar los próximos meses si se consolidan proyectos como el del primer Parque Agrario de Palma, presentado esta semana, y que será una realidad gracias a las reformas introducidas, esta legislatura, en la Ley Agraria. Una norma, ha recordado Vidal que, esta misma semana, ha sido alñabada por el ministro de Agricultura, Luis Plans, en su visita oficial a Mallorca.

Propiciar la incorporación de jóvenes al sector primario es una prioridad una vez se ha constatado un importante envejecimiento de la población dedicada a la actividad agraria. Esta línia de ayudas propicia el acceso a la titularidad de las explotaciones agrarias ubicadas en las Illes Balears, de manera individual o asociativa, lo que conlleva una mejora estructural y una modernización en el momento en que se instalen y también posteriormente. Las ayudas permiten, además, afrontar las inversiones y gastos necesarios para la instalación.

Los beneficiarios de estas ayudas concedidas por el FOGAIBA deberán poner en marcha sus planes empresariales, como máximo, durante los nueve meses siguiente a la fecha de concesión de la ayuda.