La Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación ya ha finalizado el informe inicial de daños en el ámbito de las explotaciones agrarias de Mallorca causados por el temporal del pasado 29 de agosto. La valoración final de las pérdidas económicas en las explotaciones agrarias inspeccionadas asciende a 2,4 millones de euros. Un total de 15 fincas agrarias de toda la isla se vieron damnificadas, sumando una extensión de unas 300 hectáreas.

Un equipo de técnicos de la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural visitaron durante la pasada semana todas las explotaciones agrarias afectadas por el temporal, recogiendo los datos de extensiones dañadas y haciendo estimaciones económicas de las pérdidas. Hay que destacar que en algunos casos, las fincas declararon hasta más de medio millón de euros en pérdidas, contabilizando daños a los cultivos de interior y de exterior, a los árboles frutales, a la viña, a los invernaderos, a los sistemas de riego y a las edificaciones agrarias (cubiertas, tejados, red eléctrica, etc.).

El Consell de Govern ha aprobado el acuerdo para instar el gobierno central a declarar las zonas dañadas por el temporal del pasado 29 de agosto como zonas gravemente afectadas, y poder recibir así las ayudas pertinentes desde el Estado para paliar los daños. Dentro de esta petición se han incluido también finalmente los cultivos de las varias explotaciones agrarias de Mallorca que se vieron afectadas.

Las fincas que comunicaron a la consellería daños se encuentran en los municipios de Manacor, Mancor, Felanitx, Porreres, Palma, Maria de la Salut, Banyalbufar, Ariany, Campos, Lloseta, Petra, Binissalem, Esporles, Bunyola y Sencelles. Al documento del acuerdo de Consell de Govern, pero, se ha reflejado que la petición es para todas “las explotaciones agrarias afectadas de la isla de Mallorca” afectadas a causa del fenómeno meteorológico adverso mencionado.