Como hecho destacado relacionado con la compra de productos locales del campo y teniendo constancia el FOGAIBA, la Conselleria d’Agricultura, Pesca i Alimentació ha hecho balance, este jueves, de las cuatro primeras semanas de compra pública de excedentes del sector primario para destinarla a las entidades sociales de las Baleares. La acción se coordina a través de la Dirección General de Políticas para la Soberanía Alimentaria y de SEMILLA, que se encargan de coordinar y de comprar los productos; y de la Dirección General de Servicios Sociales, de la Consellería d’Afers Socials i Esports, que canaliza la información y las entregas a entidades sociales.

La compra pública alimentaria se puso en marcha la semana del 18 de mayo. En total, durante estas cuatro primeras semanas se han comprado 105.032 kilos de producto local a los productores. Se trata de 34.448kilos de frutas y hortalizas, 7.994 kilos de carne y 62.590 litros de leche. Estos productos se han comprado a productores de las Baleares por valor de 92.900,81 euros. Las frutas y hortalizas se han comprado por una cantidad de 25.848,37 euros; la carne, por 31.376,17 euros; y la leche, por 35.676,3 euros.

Junto con la Conselleria d’Afers Socials se coordinan las entregas de estos productos, que llegan, hoy en día, además de 63.000 beneficiarios de las islas. Algunas de estas personas se benefician de una o más entidades sociales. Según la consellera d’Agricultura, Pesca i Alimentació, Mae de Concha, «es un orgullo ser pioneras de un programa que ayuda tanto la gente más necesitada como los campesinos y la industria de la alimentación; no nos podemos permitir como Gobierno ni como sociedad dejar a perder alimentos mientras haya familias que no tienen acceso a una dieta adecuada ni al producto fresco».

Hasta diez productores de fruta y hortaliza, carne y leche de las Baleares se han inscrito en el programa de compra pública alimentaria con fines sociales y son los que actualmente entregan excedente de producto local a las entidades. En el caso de la isla de Mallorca, son siete empresas (cuatro de frutas y verduras, una de leche y dos de carne); en el caso de Menorca, dos (una de leche y una cooperativa que sirve carne y fruta y verdura); y en el caso de Eivissa, una (una cooperativa que sirve fruta y verdura).

Hasta ahora, se ha servido producto a 18 entidades sociales de todas las Islas. En este caso, la inscripción permanece abierta por si se quieren añadir más. Se ha entregado excedente del sector primario a entidades sociales de Mallorca y Menorca, y esta semana, también se librarán a entidades sociales de Eivissa y también de Formentera.

En el caso de la fruta y la verdura, hoy por hoy, se ha entregado melón, limones, uva, fresas, patatas, cebollas, pimientas, calabacines y acelgas, entre otros. En el caso de la carne, se ha comprado cordero y lechona, y en el caso de leche, se trata de brics de un litro de leche UHT entera. Los alimentos son librados en cajas apropiadas, que son devueltas posteriormente, y, en el caso de la carne, en formato troceado y envasado.

Agricultura tiene previsto adquirir excedente a los productores hasta un máximo del 15 % de los volúmenes que han comercializado en campañas anteriores. Los precios de compra de los productos están determinados por el Observatorio de Precios, de la Dirección General de Políticas para la Soberanía Alimentaria, y en ningún caso se abona ningún producto por debajo del precio de coste. En el caso de los productos ecológicos, el precio se incrementa en un 25 %.

Los detalles de la compra pública

La primera semana se compraron 4.404 kilos de fruta y hortaliza, 865 kilos de carne y 6.620 litros de leche por un valor de 12.026 euros. La segunda semana se adquirieron 7.080 kilos de frutas y hortalizas, 885 kilos de carne y 14.320 litros de leche por una cantidad de 16.632,18 euros. La tercera semana se compraron 9.589 kilos de fruta y hortaliza, 2.454 kilos de carne y 20.602 litros de leche por valor de 28.386,23 euros. Finalmente, esta cuarta semana se han comprado 13.375 kilos de fruta y verdura, 3.790 kilos de carne y 21.048 litros de leche por valor de 35.856,4 euros. Los datos demuestran que la demanda de todos y cada uno de los productos ha ido aumentando a lo largo de estas cuatro semanas.

Esta iniciativa se ha puesto en marcha después del acuerdo del Consell de Govern, de 24 de abril, entre la Conselleria d’Agricultura, Pesca i Alimentació y la de Afers Socials i Esport. El objetivo es doble: por un lado, preservar la actividad del sector primario, afectado de una manera muy importante con el cierre de la restauración y la hostelería; y, por otro lado, mitigar el impacto social y económico en la población de las Baleares por mor de la COVID-19. De momento, en este programa de compra pública se destina una partida de 250.000 euros, a pesar de que esta cantidad se podría ampliar en un futuro, en función de las necesidades.