La consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación, a través de la dirección general de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, invirtió el año pasado 938.876,79 euros en ayudas a las variedades locales. Se trata, por un lado, de las ayudas tramitadas a través del FOGAIBA y que suman un total de 795.519,79 euros. Así lo ha explicado el director general, Gabriel Torrens, a la Comisión de Variedades Locales. Las inversiones por estos cultivos se tramitaron desde el FOGAIBA, ente dependiente de la consellería. En concreto se invirtieron: 395.250 euros en el Grupo de Acción Local (GALO) de Ibiza y Formentera, 165.942 euros en el fomento de vegetales autóctonos, 133.806 euros en la protección de variedades con erosión genética, 45.000 euros en ayudas de introducción en la investigación, 26.772 euros en proyectos piloto y desarrollo, 25.798 euros en la colección de variedades de cítricos en Fornalutx y 3.000 euros en alimentos tradicionales.

Por otro lado, Torrens ha detallado también las inversiones desarrolladas desde el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IRFAP) en materia de variedades locales el 2019, que sumaron 143.357 euros, un 90% aproximadamente del presupuesto total de este organismo.

Durante la Comisión se han aprobado las propuestas presentadas para incorporar nuevas variedades locales en el Catálogo de Variedades Locales de las Islas Baleares. Entre las variedades aprobadas hay la cebolla roja, el melón eriçó, la pebrera blanca, el tomate de colgar ibicenco, el pimiento tap de cortí, la col “borratxona”, la coliflor de hoja de espada, la coliflor de la Purísima, la coliflor de Todos los Santos, el pimentón “ros”, el pimentón “ros gruixat” y la cebolla blanca mallorquina. Las variedades ya inscritas en el Catálogo durante estos años se pueden consultar en el web de la consellería http://varietatslocalsib.com.

De estas variedades incluidas ahora al Catálogo, el IRFAP solicitará progresivamente su inclusión en el Registro de Variedades Comerciales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, empezando por las propuestas por el Consejo de Ibiza, como son la pebrera blanca y la cebolla roja. El plazo para enviar las solicitudes, las semillas y los informes de denominación varietal al Ministerio -quien tiene que aprobar su registro- va del 1 de junio hasta el 1 de noviembre, y después el Ministerio iniciará los estudios de autorización, que, en el caso de los productos hortícolas, pueden durar hasta dos años.

Por otro lado, durante la reunión se ha informado que ya se ha aprobado al Registro de Variedades Comerciales la inscripción de las variedades de viña “callet negrella, mancès de tibús y esperó de gall”. Esto, después de cinco años de valoraciones agronómicas, estudios del estado sanitario y de descripciones ampelogràfiques por parte del Ministerio. A partir de ahora, con el informe de microvinificaciones que ha elaborado el IRFAP, conjuntamente con las bodegas colaboradoras durante cinco años, la Consellería iniciará los trámites para la publicación al BOIB de la Orden que permite incorporar estas tres variedades de uva de vinificación como autorizadas en las Islas Baleares, que hasta ahora no estaban permitidas, y por tanto, permitirá su plantación.

Paralelamente, se encuentran en fase de aprobación en el Registro, el Giró negro, y en fase de estudio, el olivo mallorquín (o pagès de Ibiza), y el naranjo Peret. La nueva propuesta para iniciar la fase de estudio es la viña Llora de Menorca.