Ésta es la cantidad de aceite que se estima que los productores tienen actualmente en stock sin poder vender. Según fuentes del rotativo Última Hora, la Conselleria de Agricultura ha anunciado que subvencionará la desclasificación del aceite D.O. para que se pueda comercializar por otras vías y con la finalidad de evitar una caída generalizada de precios y pérdidas económicas para el sector, muy afectado por la crisis derivada del COVID19.

Por su parte, la Denominación de Origen Protegida Oliva de Mallorca asegura que los olivicultores pertenecientes a dicha D.O.P. comienzan estos días la cosecha en una campaña que se prevé alcance una producción hasta un 80% inferior de la registrada el año pasado, cuando se recolectaron 35.716 kilos de aceituna mallorquina de mesa.

Ello es debido a que los agricultores se han enfrentado a un año muy complicado debido a que a la tradicional presencia de la mosca del olivo, en época de floración sufrieron la acción de la polilla del olivo (Prays olellus) provocando una notable pérdida de flor, y los efectos sobre las aceitunas de la granizada acontecida durante la tormenta del pasado 29 de agosto, de nefastas consecuencias para muchos olivicultores que han perdido la producción de aceituna de mesa en su totalidad.

A pesar de estas previsiones de cosecha reducida, el abastecimiento de Oliva de Mallorca a establecimientos está garantizado.

Estas primeras semanas, los trabajos se centran en la recolección de los frutos para elaborar aceituna verde entera para, a continuación, hacerlo con la destinada a partir (trencada) pero la campaña no se cerrará hasta entrado 2021 con la cosecha de la aceituna negra.

Fruto de la necesidad de y frenar el abandono del olivar tradicional de Mallorca, la Denominación de Origen Protegida Oliva de Mallorca ampara a más de 77.000 olivos antiguos – muchos de los cuales varias veces centenarios- de la variedad mallorquina, principalmente localizados a la Serra de Tramuntana. Olivares de montaña de extrema belleza, la misma que obliga a multiplicar el esfuerzo de la cerca de noventa productores que trabajan de forma casi artesanal para ofrecer al consumidor aceituna de mesa de la variedad autóctona mallorquina con todas las garantías, tanto de calidad como de procedencia.

 

Fotografía: D.O.P. Oliva de Mallorca