A CAUSA DE LA CRISIS PROVOCADA POR EL COVID19, Y CON LAS AYUDAS APORTADAS POR LA CONSELLERIA D’AGRICULTURA, PESCA I ALIMENTACIÓ, ESTA COOPERATIVA SE HA SUMADO A LA MODA DE LA VENTA A DOMICILIO DE CORDEROS Y LECHONAS CON UN ÉXITO DE RESULTADOS, AUNQUE ESTE SERVICIO SE HAYA REALIZADO ÚNICAMENTE EN ESTE MUNICIPIO

El servicio de entrega a domicilio de corderos y lechonas por parte de la Cooperativa Pagesa de Pollença ha hecho posible que, este año, y ya metidos de lleno dentro de la crisis sanitaria y económica que vivimos estos días y sobre todo durante los días de Semana Santa, se haya podido atender la alta demanda existente en el municipio de carne fresca por parte de los particulares. Hay que recordar que por estas fechas era habitual una alta demanda de este producto por parte del sector de la restauración y hotelero, demanda que dada la actual situación de crisis, se ha visto anulada totalmente. De esta forma, la Cooperativa Pagesa de Pollença ha podido dar salida a prácticamente todo el producto existente, con la mencionada venta a domicilio, menguando así las pérdidas que por carencia de venta a los mencionados sectores se preveían para este año.
Según la Cooperativa, los precios aplicados a la venta de estos productos han sido justos, puesto que al no existir intermediarios ni aplicar sobrecostes, se ha garantizado al consumidor un buen precio, así como también para el payés, que ha percibido también el beneficio que le corresponde. En este sentido, conviene recordar que buena parte de ello se ha debido a la iniciativa de la Conselleria d’Agricultura, Pesca i Alimentació, que a finales del mes pasado puso en marcha las ayudas a la comercialización de los productos frescos del sector ganadero en todas las islas.
El objetivo de esta medida, que en conjunto ha supuesto un plan de choque para el sector primario de unos 200.000 euros, ha sido favorecer la comercialización de los productos frescos cárnicos propios de Pascua como son los corderos, lechonas y cabritos. La consellería pues, a través del FOGAIBA, ha concedido una ayuda de seis euros por animal a todos los corderos y cabritos de más de ocho kilos que vayan a matadero, y seis más por cada lechona de más de seis kilos que se haya sacrificado.
Con estas ayudas se asegura que los productores reciban un precio de sostenimiento y no pierdan dinero por tener que desaprovechar el producto, a la vez que se incentiva el consumo de este producto local y de calidad con unos precios muy competitivos, como ha sido el caso de la Cooperativa Pagesa de Pollença. De hecho, finalmente estos productos se están vendiendo al consumidor con una rebaja de un euro por kilo de media.
Así, de esta forma, la Cooperativa Agrícola de Pollença, que hasta la fecha no había puesto en marcha la venta a domicilio directamente a sus clientes, se dispone ya a incluir y a mejorar este servicio, dado el éxito conseguido, en próximas fechas.
La Cooperativa Pagesa de Pollença fue fundada el julio de 1980 y actualmente cuenta con más de 200 socios.