LA INICIATIVA, PUESTA EN MARCHA DE FORMA URGENTE ANTE LA SUBIDA DE LA DEMANDA POR LA SITUACIÓN ACTUAL, HA PERMITIDO DAR UN SERVICIO A LA SOCIEDAD A LA VEZ QUE  UNA SALIDA AL PRODUCTO LOCAL DE TEMPORADA QUE, EN OTRAS CIRCUNSTANCIAS, SE HUBIERA DESPERDICIADO.

Para consolidar todavía más esta iniciativa surgida por parte de las diferentes Cooperativas Agrícolas de Baleares, hay que tener presente que la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación puso en marcha a través del FOGAIBA unas ayudas para potenciar la comercialización directa y promoción al mercado interior del producto local. Concretamente son dos líneas de ayudas: La primera afecta al desarrollo, consolidación y publicidad de cadenas o circuitos cortos de comercialización, dotada con 400.00 euros, y la segunda está destinada a mejorar la difusión de productos agroalimentarios de calidad en las Islas Baleares, para potenciar la introducción al mercado interior y mejorar la rentabilidad de las producciones de calidad reconocida en todas las islas. Esta última línea, concretamente, está dotada con 455.693,18 euros.
Hoy por hoy, y como modelos de referencia figuran las cooperativas de Sòller, del Camp Mallorquí, Porreres o Pollença, si bien se está convirtiendo en una práctica generalizada, en la mayoría de las cooperativas agroalimentarias de Baleares, la venta a pie de instalaciones o a domicilio de producto local fresco de inigualable calidad y con las máximas garantías.
En este sentido, las Cooperativas Agroalimentarias de Baleares desarrollaron al inicio de la pandemia en las islas un papel clave para atender la demanda de alimentos y, ahora mismo, siguen siendo claves para potenciar el consumo de los productos locales procedentes de los agricultores y ganaderos que, no hace tanto, pedían a gritos que se reconociera su importancia y trabajo diario para mantener el campo y garantizar la alimentación de la población.